Represión e identificaciones en la bicicrítica de octubre de 2012

Los particicpantes en la Bicicrítica de Guadalajara del mes de Octubre retenidos por la policía.El miercoles 3 de octubre de 2012, recorrió la ciudad de Guadalajara, como cada primer miercoles de mes desde hace tres años, la Bicicrítica de Guadalajara. Todo hubiese sido normal, de no ser porque ayer se dió un hecho que nunca antes habia sucedido en la bicicrítica de Guadalajara. Fueron retenidos por la policía con el fin de identificar a los participantes. Este hecho nos recuerda a lo sucedido en Azuqueca de Henares y la represión a los bicipiquetes en la huelga del 29M

Los hechos sucedieron cuando los participantes de la bicicrítica circulaban por la rotonda de Bejanque y se encontraron a dos coches patrulla de la Policía Nacional, sin más, dejaron pasar a los dos vehiculos. Pero los policías detuvieron a quienes iban a la cabeza del grupo para identificarles. El grupo siguió su recorrido hasta que finalmente fueron interceptados por tres coches de Policía Nacional, uno de ellos perteneciente a la policía secreta. Los cuales les cortan el paso y piden a todos los participantes que se identifiquen alegando que no se pueden hacer reivindicaciones/manifestaciones y que hay que pedir permiso a la Subdelegación del Gobierno.

Los propios participantes contaban lo sucedido a través de Twitter, donde quedaba clara su sorpresa antes los que estaba sucediendo.

Tuit @Bicicriticaguad

Tuit Juanjo

Tuit @VeoGuadaTV

Algunos medios locales tambíen se hacian eco de lo sucedido y mostraban su incredulidad.

Recordamos que el grupo de ciclistas no cometió ningún tipo de infracción. La circulación en grupo de ciclistas es completamente legal. Debido a la actitud que mantuvieron los agentes, los cuales se empeñaban en conocer la reivindicación de aquella marcha de ciclistas, y como al parecer el unico objetivo era identificar a los participantes, parece que nos encontramos ante un nuevo caso de represión para intentar criminalizar hasta una actitud tan saludable, como es moverse en bicicleta.


Carta enviada por uno de los participantes en la Bicicrítica de Octubre

Como ciclista urbano y deportivo vengo participando asiduamente en la Bicicrítica de Guadalajara, para el que no los sepa, la Bicicrítica es un evento que se realiza a nivel internacional y nacional, en el que de forma mensual, ciclistas de todo tipo se reunen para circular por las ciudades y disfrutar del uso de la bicicleta en un entorno urbano, respetando las normas de circulación y en el que no existen organizadores, ni jerarquías ni nada que se le parezca. Habitualmente las convocatorias se hacen por las redes sociales y a través del correo electrónico, en Guadalajara tiene lugar cada primer miércoles de mes y lleva celebrándose ya desde hace tres años. Más que reivindicar el uso de la bicicleta, lo que hacemos es limitarnos a circular y disfrutar paseando.

Precisamente ayer era día de Bicicrica, por lo que en torno a unos 70 ciclistas salimos a pasear con nuestras bicis por la ciudad, alegremente, e insisto respetando las normas de circulación. Cuando circulábamos por la rotanda de Bejanque, nos encontramos dos coches patrulla de la Policía Nacional que parecía que querían pasar, así que nos detuvimos dentro de la rotonda para abrirles paso, sin embargo en la C/Zaragoza parece que detuvieron a la cabeza del grupo, a los cuales identificaron sin que los demás nos enteráramos, aparentemente sin mayores complicaciones y seguimos circulando, de vuelta hacia Bejanque para tomar dirección a San Roque, donde curiosamente nos cruzamos con un coche patrulla de la Policía Local el cuál no nos hizo el menor caso, por otra parte de forma lógica, puesto que no habíamos cometido ninguna infracción.

Nuestra sorpresa fue mayúscula cuando subíamos por San Roque y a la altura de la ermita, comprobamos que los dos coches patrulla más otro de la secreta van detrás de nosotros, con las sirenas encendidas y como si de auténticos delicuentes se tratara incluso usan la megafonía para pedirnos que nos detuviéramos a un lado. Incrédulo aún, pido a la gente que se aparte, igual van a alguna emergencia y estamos interrumpiendo. Nada más lejos de la realidad. Nos sobrepasan y atraviesan los vehículos para cortarnos el paso y la calle, ante la estupefacción general y sobre todo la incómoda sensación de preguntarse qué está pasando. El agente que va en el coche camuflado se dirige a nosotros y nos pide que nos identifiquemos todos, que no se pueden hacer reivindicaciones/manifestaciones y que hay que pedir permiso a la Subdelegación del Gobierno. Comienza una larga conversación/negociación con el agente, siempre con modales exquisitos por ambas partes, para explicarle que no reivindicamos nada, que no hay organizadores, que esto es una concentración espontánea y sobre todo que nos explique por qué debemos identificarnos sino hemos cometido ninguna infracción y/o delito. El agente seguía empeñado en el tema de la reivindicación, y tras un buen rato de discusión finalmente hizo una llamada tras la cual desistió de intentar identificarnos y nos dejó marchar. Tengo que señalar que en el tiempo que duró la negociación un tercer coche patrulla se acercó al lugar para “reforzar” a sus compañeros.

Ahora me pregunto ¿Por qué 5 agentes de las fuerzas de seguridad dedicaron casi una hora de su tiempo a amedrentar y tratar de identificar, de forma injusta y posiblemente ilegal, a un grupo de ciclistas que se reune mensualmente y que sólo quiere disfrutar pacíficamente de la bicicleta? ¿Por qué en ningún momento la Policía Local no intervino, siendo los encargados de velar por el estado de la circulación y el tráfico? Creo, y eso es una opinión personal, que se enmarca dentro de las medidas que se están tomando para recortar nuestros derechos, atemorizar a la ciudadanía y atajar cualquier cosa que pueda parecerse (aunque sea remotamente) a una reivindicación o manifestación. Me parece de una gravedad extrema lo que sucedió a yer durante la Bicicrítica e invita a reflexionar cómo hemos podido llegar a esta situación, en la que la preocupación de las Fuerzas del Orden sea un grupo de ciclistas. Para mí tiene un nombre: Represión.

Fdo: Javier Ballesteros Plaza.
Ciclista urbano y deportivo, pero sobretodo ciudadano de Guadalajara.

VIDEO: Policía Nacional detiene la bicicrítica de Guadalajara

Conversación con uno de los agentes de policía (según este artículo)

Policía: “Deme su identificación”
Ciclista: “Por supuesto. ¿Me puede explicar el motivo?”
Policía: “Porque sí. Según el reglamento 9punto no sé qué…”
Ciclista: “Si se la estoy dando, solo le pregunto el motivo.”

Sin respuesta. Varios “yo solo cumplo órdenes” después, y tras dar mis datos por el walkie talkie a comisaría, siguió la conversación:

Policía: “Estaban ustedes entorpeciendo el tráfico”
Ciclista: “Nosotros somos tráfico”
Policía: “¡Les he visto dar dos vueltas a la rotonda!”
Ciclista: “Según el reglamento de educación viaria, cuando los ciclistas viajan en grupo, tenemos prioridad en el momento en el que el primero haya entrado ya en la glorieta. Debemos ir todos agrupados para que se nos visualice mejor y vayamos más seguros. Damos dos vueltas para agruparnos y salir juntos.”
Policía: “Muchos vais sin casco.”
Ciclista: “Dentro de la ciudad no es obligatorio.”
Policía: “Y sin chaleco reflectante.”
Ciclista: “Tampoco.”
Policía: “Vale, puede que no me sepa bien las normas porque yo no soy de tráfico.”

Entonces otro ciclista que había venido le comentó que eso le había sorprendido, ya que normalmente esto sería cosa de los de tráfico, no de la policía nacional. El policía le respondió que ellos estaban allí por seguridad ciudadana.

Y la situación terminó con conversación de nuevo con el primer policía:

Policía: “No se preocupe, que los datos que he apuntado en el papel, por mí quedan olvidados.”
Ciclista: “Esos datos ya están en comisaría.”
Policía: “Bueno, no se preocupe. Pueden seguir circulando.”
Ciclista: “Hombre, a mí me habéis quitado las ganas.”

Me uní al resto del grupo ciclista, que aún permanecía con los otros coches de policía y que finalmente no habían tenido que identificarse (ya lo habían hecho con nosotros), y a tiempo de que un ciclista le dijera a un policía secreta que actuábamos siempre de forma cívica. El policía le interrumpió y le dijo con sorna: “Sí, sí, que ya veo que eres muy cívico”.

Noticias relacionadas:

  • La Policía Nacional interviene en la Bicicrítica (Nueva Alcarria) – VER NOTICIA
  • Intervención policial en la bicicrítica de Guadalajara (Guadaque) – VER NOTICIA
  • Cuando se quitan las ganas de montar en bici (Guadaque) – VER NOTICIA
Anuncios